ENFOCATE

enfócatePor Isabel González

¿Cómo puedo enfocarme en lo que tengo que hacer?

¿Cómo puedo dejar de perder el tiempo en las cosas que no son esenciales?
¿Qué puedo hacer para dejar de aplazar las cosas que necesito hacer?
La realidad es que nos cuesta mantener el enfoque a largo plazo en medio tantas distracciones apetecibles.
Por ello hemos de emplear técnicas que nos ayuden a avanzar diariamente.
1 Busca un aliado sólido, eficaz, de confianza, que pueda sostenerte si te caes.
2 Implanta tu propio ritual, que te sumerja completamente en tu trabajo.
3 Recuerda exactamente qué eliges hacer en ese preciso instante y lo que quieres obtener al finalizar tu tarea.
¿Cómo?
Cierra tus ojos un instante, respira profundamente 2 ó 3 veces y piensa acerca del resultado que quieres obtener al finalizar tu tarea, la satisfacción que conseguirás y para qué la quieres hacer.
4 Comienza tu tarea con una evaluación sistemática cada hora, que te impida realizar otra tarea antes de acabar la ocupación asignada.
5 Celebra diariamente cada avance que haces: todo cuenta y todo es necesario; recuerda que estamos creando hábitos de enfoque y constancia.
6 Anota por escrito cuál es el siguiente paso que vas a dar o cuál va a ser la decisión que vas a tomar.
7 Deléitate y saborea el hecho de saber, que centrándote en el corto plazo, avanzas seguro hacia el largo plazo, donde te espera el resultado final y la mayor recompensa.
Sin embargo el disfrute se encuentra inmerso en cada una de esas tareas que tienes delante de ti.

8 Nadie puede hacer todo esto por ti. Deja de quejarte y buscar excusas y hazlo tú.