POR FAVOR

La siguiente palabra poderosa, que nos abre puertas es “por favor”
Cuando la usamos en diferentes situaciones y la aplicamos también a nosotros mismos nos da paso a llegar a impregnar más humanidad en nuestros actos.
Significa también no tomar las cosas ni las personas por la fuerza; pues hemos de dejar a un lado nuestra arrogante manera de actuar, en muchas ocasiones.
Ese por favor, para que suene auténtico, tiene que salir desde adentro, desde lo profundo, tiene que ser sentido, no puede ser una simple fórmula de cortesía.
Bastan tan sólo unos ejemplos: tu ayuda es tan necesaria ¿podrías colaborar, por favor?
Por favor, tu colaboración es valiosa, ¿te gustaría aportar alguna idea que ayudase a mejorar nuestro trabajo?
Sólo nosotros sabemos las numerosas aplicaciones que podemos hacer con este “por favor” pero sus beneficios repercuten en todos los que nos rodean.